Admite Urióstegui que a ocho meses de su administración le que quedado a deber a los ciudadanos

Admite el alcalde de Cuernavaca, José Luis Urióstegui a ocho meses de su administración que ha quedado a deber a los ciudadanos por la falta de sustitución de tubería, lo que ha significado una asignatura pendiente.

Aseguró que ha mejorado en la prevención del delito pero «se tiene la percepción de que el ayuntamiento ha quedado a deber».

Justificó la falta de recursos que no ha podido mejorar los servicios públicos.

«Ninguna administración tiene la capacidad de resolver los problemas en 3 años y se hace un gran esfuerzo a pesar de las deudas heredadas pero hacen falta recursos económicos».

Externó que necesita 10 años por lo menos para abatir el rezago que hay en la ciudad.

Deja un comentario