A un año de gobierno del ex futbolista Cuauhtémoc Blanco Bravo, la incapacidad e inexperiencia se volvieron su carta de presentación; su gabinete está dividido y Morelos enfrenta un vacío de poder, aumento de la violencia e inseguridad, así como la operación del crimen organizado en total impunidad, afirmaron integrantes de organizaciones civiles y del Movimiento Magisterial de Bases (MMB).

En esta crisis, los poderes Legislativo y Judicial también están paralizados, por lo que ciudadanos aglutinados en el Colectivo Cuernavaca exigieron a los diputados de la coalición Juntos Haremos Historia elaborar una ley de revocación de mandato para servidores elegidos por voto popular, por pérdida de confianza, incumplimiento de responsabilidades, corrupción y violación de leyes.

Francisco Radilla Corona, en nombre del colectivo, propuso que esa ley esté lista para el proceso electoral de 2021, a fin de llevar a cabo una consulta popular en la cual los morelenses podamos decidir si continúa o se le revoca el mandato al gobernador.

Señaló que hay disputas por el poder entre el jefe de la oficina de la gubernatura, José Manuel Sanz Rivera, y el secretario de Gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas, quien al parecer hace equipo con el hermano del gobernador, Ulises Bravo Molina, sin cargo en el gobierno. Para nosotros hay dos personajes que están tomando las decisiones: José Manuel Sanz y Ulises Bravo.

Por su parte, Nicanor Pérez Reynoso, del MMB, aseguró que ellos votaron conscientes de que Blanco era un ex futbolista y le pidieron que se rodeara de las mejores personas en su gabinete, pero no lo hizo; sigue pensando que esto es una cancha de futbol y los resultados están a la vista.

El docente hizo un llamado a Blanco Bravo para que renueve su gabinete con gente más capacitada y eche a la basura a los ineptos que tiene ahora; de lo contrario, advirtió, pondrá en peligro su propia permanencia como gobernador de Morelos.

Pérez Reynoso recordó que los titulares de las fiscalías General del Estado, Uriel Carmona Gándara, y Anticorrupción, Juan Salazar Núñez, fueron impuestos por el entonces gobernador perredista Graco Ramírez (2012-2018) para obstruir la gobernabilidad del estado.

Otro opositor al gobierno de Blanco Bravo, dijo el integrante del MMB, es el ex aspirante a la candidatura de Morena en la elección de 2018, actual director del Banco Bienestar, Rabindranath Salazar Solorio.

“No nos arrepentimos de haber votado por la coalición Juntos Haremos Historia –que integraron los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES)–; más bien nos decepcionamos de sus candidatos, porque confiamos en un cambio verdadero junto con el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero en Morelos no ocurrió”, recalcó.

La ola lopezobradorista y la fama del ex futbolista alcanzaron para obtener la mayoría en el Congreso estatal (tiene 12 de 20 diputaciones de mayoría relativa). Pero los legisladores sólo han obedecido a quienes los impusieron: Morena a Salazar Solorio; el PT a Tania Valentina, lideresa estatal de ese partido, y los del PES siguen a Cuauhtémoc Blanco, señalaron integrantes del Colectivo Cuernavaca.

Margarita Alemán Olvera, consejera del Partido Acción Nacional, calificó el primer año de Blanco Bravo de regular y pidió al gobernador coordinarse mejor con los integrantes de su gabinete para que bajen la inseguridad y la violencia.

NOTA ORIGINAL DE LA JORNADA https://www.jornada.com.mx/2019/10/01/estados/030n1est?fbclid=IwAR1iY_xdJIUHJF2QCwdoL65uQrVa4EhIATNc6jpEFS3KjSTWlyQqdY-1Lw4

loading...
---------------------- -----------------
Loading...
data-ad-format="fluid" data-ad-client="ca-pub-7438840741287200" data-ad-slot="9080511423">

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *